El principio de medición BlowerDoor

Test BlowerDoor de acuerdo con la Norma EN 13829

Para la medición, se instala un ventilador BlowerDoor en una puerta o ventana exterior del edificio objeto. El resto de puertas y ventanas exteriores deben permanecer cerradas, mientras que las interiores permanecerán abiertas. El ventilador genera un aumento o disminución de la presión interior para determinar el intercambio de aire en el edificio. La tasa de renovación de aire proporciona información acerca de las infiltraciones de la envolvente, que pueden ser detectadas y sistemáticamente eliminadas durante la medición.

Tener una tasa de estanqueidad que cumpla con la normativa, sin embargo, no significa que la envolvente del edificio esté libre de importantes infiltraciones inaceptables. La detección de infiltraciones -como mínimo en forma de controles in situ- forma parte, de hecho, de la Normativa Europea EN 13829. La eficiencia energética del edificio y la calidad del proceso constructivo son optimizadas y documentadas en el informe del test.

La estanqueidad de la envolvente es, asimismo, uno de los requisitos principales para el ahorro energético en los edificios según la Normativa Alemana de Ahorro Energético (EnEV).

De acuerdo con la EnEV, la medición de la estanqueidad se lleva a cabo una vez que el edificio ha sido finalizado. Nosotros recomendamos la realización de una medición adicional previa durante el proceso constructivo, mientras la capa estanca está aún visible. Esto permite la ahorrar costes y esfuerzo en la eliminación de las infiltraciones.

Las infiltraciones surgidas durante el proceso constructivo ocurren frecuentemente en juntas y penetraciones. Es precisamente en estos puntos donde la barrera estanca ha de ser diseñada y ejecutada con especial cuidado y detalle para evitar posteriores costes de reparación.

Infiltraciones comunes

Como se ha indicado anteriormente, las infiltraciones enumeradas a continuación suelen darse en conexiones y penetraciones. Cuando se planifica el aislamiento, esas zonas deben ser tratadas con cuidado para evitar costosas reparaciones posteriores.

Las infiltraciones más comunes se dan principalmente en:

  • cruces y uniones de elementos constructivos
  • penetraciones de tuberías y cables a través de la capa de aislamiento
  • encuentros con el suelo de puertas y ventanas en áticos restaurados
  • conexiones de diferentes materiales (por ejemplo, elementos macizos y ligeros)